Posts Tagged ‘Gilipollas’

Regreso a Manderlay…

junio 9, 2009

81937291

He vuelto (temporalmente) a Manderlay, como bien sabeis los que frecuentais el Flamingos. Manderlay es un lugar especial. Es el culo del mundo. Pero es un culo junto al mar. Con un sol bien majo, una playa con dunas  y una alta densidad de bares  por metro cuadrado. Y está mi mamá, que hace la mejor fideuá del mundo y me mima como nadie.Y además, mi primo el pequeño ha sido papá.

Los motes en mi familia son para toda la vida. Mi primo el pequeño ya es padre, y sigue siendo “mi primo el pequeño”. Que tú llegas a casa y te dicen que tu primo ha sido padre. Y dices: ¿Qué primo?. “El pequeño”. Y tú ya sabes de quien es el crío.  Desconoces quien es la madre, porque la última vez que viste a tu primo el pequeño, era realmente pequeño. Pero ya sitúas genéticamente al recién llegado.

Si algo somos en mi familia poniendo motes, como habeis podido comprobar, es originales. Eso no se nos puede negar. Está mi tía la vieja, mis tíos los chiquiticos, mi tío el vago, mi tía la puta, mi primo el gilipollas, la gorda, el cojo… Somos muy sutiles, en mi familia, con los motes. Y huímos del chiste fácil, de lo obvio, de lo evidente… Somos elegantes, coño. Porque sabemos de la importancia de un buen mote. No es lo mismo llamar a tu tía “la bragas sueltas” que llamarla finamente “tu tía la puta”. No se si notais el matiz. Os pongo otro ejemplo: Mi primo el gilipollas. Es realmente gilipollas. Y claro, entre llamarle “tu primo el gilipollas” y llamarle “tu primo el escaso de razón y entendimiento”… pues optamos por el ingenioso “el gilipollas”. Y claro, gana mucho.

Eso sí, no lo decimos nunca a la cara. Porque no queremos que se sientan condicionados a comportarse a la altura de las expectativas que despiertan sus motes. No por otra cosa. Si mi primo es gilipollas, pues es gilipollas naturalmente. ¡Y es nuestro gilipollas!

Anuncios